domingo, 13 de agosto de 2017

Dignidad

Si has errado, y no cabe en tu orgullo enmendar el daño que causaste ni reconocer la voz del  ofendido, ten al menos la dignidad de no herir sus sentimientos con absurdas disquisiciones.
©2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario